+
El salario emocional, lo que el dinero no compra
07/08/2013
La crisis económica ha provocado que las condiciones económicas que brindan las empresas hayan empeorado. Sin embargo, cada vez son más compañías las que apuestan por ofrecer al empleado otro tipo de argumentos no monetarios con el fin de retener el talento interno y captar el externo. No todo es el dinero, debe existir un aliciente aún mayor y prolongado en el tiempo: la motivación.
 
El artículo de blog.cuvitt.com presenta el concepto del salario emocional. Éste busca conseguir lo que muchas veces el dinero no puede comprar: el compromiso y la implicación del empleado. Este tipo de prácticas genera confianza y bienestar entre los trabajadores lo que su pone un aumento de la productividad y por tanto, en un beneficio general a largo plazo.
 
La precariedad en los contratos unido a las reducciones salariales está obligando a muchas compañías a plantearse otros sistemas de incentivos que logre lo que antes el dinero compraba.
 
El reportaje que recoge el blog.cuvitt.com especifica algunos aspectos que ayudan a desarrollar la política emocional en la empresa. Como afirma el blog, a largo plazo todo trabajador necesita sentirse pleno, valorado, reconocido y motivado para su permanencia e implicación dentro de la compañía.
 
El dinero ya no es el único generador de felicidad. 
la
universidad
emocional_